Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

Adentraos lectores incautos en un mundo imaginario,fansasioso, duro, feliz, amargo y realista. Mis textos abarcan muchos temas, pero si quereis que escriba sobre algún tema en concreto enviadme un mensaje. Además de textos, una novela en proceso, donde nada es lo que parece y las apariencias engañan... Así que, queridos lectores, os invito a leerme.

11 May

Miró, agradecer, respirar (verbos) alivio, calor.

Publicado por Cat  - Etiquetas:  #Textos improvisados

Miró, agradecer, respirar (verbos) alivio, calor.

Oscuridad. Miedo. Peligro. La niña pequeña corría todo lo que podía con sus cortas piernas. No sabía adónde iba, no había camino. Ni nada para tomar como referencia.

A su alrededor habían sombras.

Sombras que la confundían.

Sombras que la perturbaban.

Sombras que la presionaban.

Ella no quería crecer. No quería cambiar. No quería adentrarse en ese mundo hostil. Sin color. Sin alegría. Sin nada.

Pero a pesar de ello, ellos continuaban presionándola. Obligándola a que hiciera lo que ellos quisieran.

En medio de esa mar oscura apareció algo. Era diferente. Muy diferente.

ERA COLORIDO. Y ese algo era un niño.

La niña aguantó la respiración. Nunca lo había visto.

Al principio desconfió pero pronto lo olvidó pues, como era una niña, cuando se juntaba con otros niños jugaban todos juntos.

Siguió al niño, aliviada por haber encontrado a alguien como ella.

Llegaron al borde de un claro y el niño le alargó la mano. La niña la cogio sin dudarlo y entraron.

Hacía calor y sintio alivio. No notaba presión. No notaba nada obligándola. Podía ser ella misma.

El niño le trajo juguetes, libretas y colores. Libros y peluches

— ¿Cómo te llamas? —preguntó la pequeña.

— Algunos me llaman Inocencia. Otros, Lugar Privado. Pero para ti yo puedo ser Libertad —dijo el niño.

— ¿Y por qué? —inquirió la niña.

— Porque soy difícil de alcanzar entre todo esto. Entre la presión, las obligaciones, los caminos sin salida, las caídas y más cosas... Soy algo que no todo el mundo consigue —explicó Libertad.

— En ese caso... quería agradecerte que... —el niño puso un dedo frente los labios de la niña.

— No me tienes que agradecer nada. Cuando quieras tranquilidad o verme búscame. Pero te aviso: A veces te será difícil encontrarme.

Petición hecha por: Hund.

Comentar este post

Archivos

Acerca del blog

Adentraos lectores incautos en un mundo imaginario,fansasioso, duro, feliz, amargo y realista. Mis textos abarcan muchos temas, pero si quereis que escriba sobre algún tema en concreto enviadme un mensaje. Además de textos, una novela en proceso, donde nada es lo que parece y las apariencias engañan... Así que, queridos lectores, os invito a leerme.